¡Qué se besen!, ¡Qué se besen!

Cecilia e Iván se casan el año que viene y quisieron contar conmigo para hacer las invitaciones.
Se me ocurrió hacerles un retrato de familia muy sencillo e informal, con sus “hijos” perrunos Ted y Penny. Decorando la imagen, dibujé una tabla con sus nombres grabados en ella y flores tropicales a los lados, porque su viaje de novios será a México.
Así de guapos quedaron:
Al tratarse de 50 invitaciones, lo que hice fue crear varios originales, de los cuales eligieron uno para utilizarlo de modelo, que posteriormente fue digitalizado en imprenta. Los otros originales fueron destinados a los familiares más allegados.
Cada invitación lleva añadida una flor de fieltro de diferente color, de manera que no hay una igual que otra.
Este es el resultado final recién salido de imprenta: una invitación formato postal con la ilustración por delante y el texto detrás. En cuanto a eso, fueron los novios los que se encargaron de redactarlo, mientras que yo elegí la tipografía y el formato del mismo.
A estas horas todos los invitados deben de haber recibido ya la suya en casa…