Una calaca para Velo

El Día de Todos los Santos se acercaba y sabía que tenía que preparar algo especial. A lo largo de todo el tiempo que llevo dibujando en Telones & Ballenas, he hecho 20 calacas distintas. Al principio pensé en hacer una Catrina clásica, son su sombrero emplumado y sus joyas, pero me parecía demasiado poco diferente. Entonces se me encendió la bombilla.
Este año mi abuelo Velo nos dijo adiós y se marchó con su camisa de cuadros. 
Velo, además de ser el mejor abuelo del mundo, era un  paisano asturiano que vivió toda su vida en una aldea de León llamada Ciguera, era labrador, inventor, carpintero, coleccionista de objetos y preparaba la Fabada Litoral como nadie. Era una de las personas más especiales que he conocido. 
Esta calaca es para él.
Los elementos de la máscara son todos del Valle del Dueñas, donde está mi pueblo: en la frente, las montañas y el Bosque de Aviao, con el sol radiante detrás. De los ojos salen hojas de haya enmarcadas con hojas de roble, los árboles más característicos de la zona.
El sombrero que le he puesto a la calaca es como el que tenía mi abuelo, ya fuese a coger setas o a quitar escarabajos de las patatas, lo llevaba. También le he vestido con un mono azul de trabajo, como el que se ponía para cortar leña o trabajar en la portalina.
· S I E M P R E ·