Una muñeca de trapo para la pequeña Amina

Esta primera muñeca va a servir, además de para que Amina juegue con ella y la abrace con todo su amor, para que los que no me conocéis sepáis algo más de mí:
Además de dibujar personas, gatos, perros y mascotas variadas a la carta, me gano la vida cosiendo. Coso para teatro, circo, cine… Soy lo que se llama un “técnico de vestuario”. De este modo, la unión entre mis dibujos y la costura resulta bastante natural y abre un mundo de posibilidades en forma de muñecos personalizados o retratos abrazables, más bien. 
Aquí está Mini Neio: un retrato en tela de la mamá de Amina:
 
Esta señorita viajó hasta Italia para conocer a su nueva familia, los Ferrarini Sanchez, que estaban de boda y bautizo. Comió parmesano reggiano, bailó, durmió la siesta sobre la hierba fresca y después preparó la maleta para marcharse al lejano Oeste. Tendré que hacerle un sombrerito mexicano para que pueda dormir la siesta bien a gustito en su nuevo hogar…
 
El pelo de lana va cosido mechón a mechón y las coletas se pueden deshacer para cambiarle el peinado. ¡Lista para la vida moderna!
Mueve los brazos y las piernas y dispone de corazón. ¡Para abrazarte mejor!
En su armario de momento solo tiene un vestido, pero es uno muy especial…
El vestido es una réplica en miniatura del favorito de la mamá de Amina cuando era niña. Neio lo tiene guardado para Amina, así que algún día podrán ir vestidas a juego.
 
Mini Neio tiene un tamaño aproximado de 50 centímetros, la altura ideal para poder tomar el té sentada a la mesa…