Día de los Océanos

Me encanta el mar. Aprendí a nadar relativamente tarde, nunca fui a clases de natación y mi familia es de un pueblo de alta montaña, donde el único agua que hay pertenece al estrecho y frío río Dueñas. Descubrí el mar de pequeñita, en el País Vasco y lo redescubrí cuando a los 23 hice mi primera inmersión de buceo.
A partir de ahí he mantenido un romance tormentoso con él, aunque el cemento y los coches de Madrid nos mantengan alejados. Las relaciones a distancia son duras, pero yo sé que él siempre está ahí y él sabe que yo siempre vuelvo, tarde o temprano, pero vuelvo.
Cuando ví que el 8 de Junio es el Día Mundial de los Océanos, quise hacer una calaca especial para celebrarlo.
¡Lo quiero!