Dos hombres de mar

Ante la inminente llegada al mundo del pequeño Sebastián, su mamá y su papá ultimaban los detalles de la que será su habitación. Su mamá me contactó para que me inventase dos marineros que vigilarían al recién llegado bebé desde las paredes de su habitación.
Aquí están ¡listos para arriar las velas!
¡Lo quiero!