En el Guadalquivir

Todos los encargos que recibo son especiales, cada uno a su manera. Cada cual cuenta una historia, generalmente de amor: ya sea romántico, familiar o perruno.

La historia de los destinatarios de este retrato es la de un amor secreto, valiente, tierno, a veces triste, pero con un final muy feliz, lleno de sonrisas.

Como creo que sus protagonistas se merecen toda la felicidad del mundo, les pinté un universo de fondo, bien grande y llenito de estrellas. Debajo: la ribera del Guadalquivir, que guarda el secreto de un día muy especial.

¡Lo quiero!