La Llorona

“No creas que porque canto, Llorona,
tengo el corazón alegre.
También de dolor se canta, Llorona,
cuando llorar no se puede.”

Día de la Tierra 2: Sr. Nicklen.

paul nicklen, artic, global warming drawing

Aquí está la segunda entrega de la serie de calaveras mexicanas dedicadas a la Tierra, 
El Señor Nicklen:
Bautizado así en homenaje a Paul Nicklen, fotógrafo, explorador y un gran difusor del efecto del cambio climático en las regiones árticas y antárticas. 
Tomando el Ártico como protagonista, me puse a dibujar y del lápiz surgieron un montón de osos polares y de salmones blancos. En la frente, un volcán en erupción, representando el cambio climático que está teniendo lugar en el planeta.
No me olvido del frailecillo que acompaña al Señor Nicklen, un bonito pájaro de las regiones atlánticas del Norte.
Puedes firmar aquí para que la ONU declare el Ártico santuario global.

Día de la Tierra 2O15

earth day dia de la tierra ilustración
Hoy es el Día de la Tierra.
Corren malos tiempos para ella: la superpoblación, el acaparamiento y sobreexplotación de todos sus recursos y el maltrato a la naturaleza la están dejando en los huesos.
Rabindranath Tagore escribió: “La Tierra es insultada y ofrece las flores como respuesta.”
Yo, como la quiero mucho, he decidido dedicarle una serie de cinco calaveras mexicanas.
Esta es la primera: cebras trotando felices; las abejas, responsables de la diversidad de flora del mundo; las Montañas Rocosas, dos pajaritos y las montañas de Guilin, en China.
¡Vivan las montañas, el cielo y el mar!

Mujeres

Aunque cada vez nos lo quieren poner más difícil, hay que echarle agallas y seguir nadando a contracorriente por los derechos que se pierden, los deberes olvidados, las que luchan todos los días, las que no pueden luchar, las presiones encubiertas y las descubiertas.¡Respeto y fuerza!

Calaveras en el armario

Mi pequeña familia y yo nos mudamos el mes pasado a una nueva casa, con todo lo que ello conlleva: momentos de desorden, cajas de cartón por doquier, un gato estresado buscando nuevo territorio, muebles ausentes y proyectos nuevos…
En nuestra casa nueva no había ningún armario, de modo que tuvimos que hacernos con uno. Concretamente escogimos uno blanco, blanquísimo y muy grande y hermosote. Pero a la hora de ponerle tiradores, no nos gustaba nada de lo que veíamos en las tiendas. Queríamos darle personalidad y alegría, así que pensando, pensando, un día se me ocurrió esta idea:
Calaveras mexicanas, por supuesto.
Para mí una Catrina y un elegante vampiro y para él una pareja de guerreros de Lucha Libre mexicana.
Un cuarteto que llega justo a tiempo para Carnaval y que se quedará dando color…

El Rey

Tiene un corazón recosido de paño
Un solitario truhán en busca de hogar y moza o mozo que lo haga sentar la cabeza.

La Malquerida

“Dirás que no me quisiste, pero vas a estar muy triste y así te vas a quedar”

31 olas rompiendo en Cala Bona

A Raqui la empecé a conocer aprendiendo a coser hace 4 años; la seguí conociendo durante una semana en Berlín, el año pasado y terminaré de conocerla en algún momento de nuestras vidas, dentro de muchos años.
Raqui es misteriosa, dulce, independiente, curiosa y tiene aires asiáticos, aunque sea de un pueblo de la Costa Brava.
Esta es su calavera, alegre y florida.

Mejor que Laetitia, ya lo sabes.

Una calaca para Velo

El Día de Todos los Santos se acercaba y sabía que tenía que preparar algo especial. A lo largo de todo el tiempo que llevo dibujando en Telones & Ballenas, he hecho 20 calacas distintas. Al principio pensé en hacer una Catrina clásica, son su sombrero emplumado y sus joyas, pero me parecía demasiado poco diferente. Entonces se me encendió la bombilla.
Este año mi abuelo Velo nos dijo adiós y se marchó con su camisa de cuadros. 
Velo, además de ser el mejor abuelo del mundo, era un  paisano asturiano que vivió toda su vida en una aldea de León llamada Ciguera, era labrador, inventor, carpintero, coleccionista de objetos y preparaba la Fabada Litoral como nadie. Era una de las personas más especiales que he conocido. 
Esta calaca es para él.
Los elementos de la máscara son todos del Valle del Dueñas, donde está mi pueblo: en la frente, las montañas y el Bosque de Aviao, con el sol radiante detrás. De los ojos salen hojas de haya enmarcadas con hojas de roble, los árboles más característicos de la zona.
El sombrero que le he puesto a la calaca es como el que tenía mi abuelo, ya fuese a coger setas o a quitar escarabajos de las patatas, lo llevaba. También le he vestido con un mono azul de trabajo, como el que se ponía para cortar leña o trabajar en la portalina.
· S I E M P R E ·

Gran Sonrisa

Hace ya algún tiempo fue el cumpleaños de mi querida Nune y como la conciencia no me dejaba tranquila, decidí pintarle un retrato. Quería que fuese algo muy especial y pensando mucho, la idea por fin llegó a mi cabeza. 
Hará como dos años, por Carnaval, 4 amigas nos disfrazamos de calaveras mexicanas, cada una en su estilo. Pues bien, esta es ella: floreada y silvestre.
Debajo de la calaca he dibujado una banda dentro de la cual se puede leer “Irribarre Handia” que significa “Gran Sonrisa” en euskera, lengua que aprendió en su cole de Bilbao, donde nació.
Junto a la banda, su perrita podenca Isadora Duncan y objetos de nuestra vida cotidiana de sastrecillas: unas tijeras, cinta métrica y una aguja rota, Nune sabe porqué. 
Zorionak polita, maite zaitut!!